Protección solar, SPF, PA, UVB y UVA ¿nos conocemos?

mar 2, 2022

Empieza a llegar el buen tiempo y con ello se nos despierta la necesidad de buscar una buena crema con factor de protección solar. ¡Aunque esperamos que ya lo hayas estado usando (también en invierno, sí)!

Hoy vamos a tratar el tema que más preguntas y dudas genera en cuanto a cuidado de la piel: la protección solar. ¿Qué es? ¿Es realmente tan necesaria? ¿Por qué en Asia se aplica a diario? o ¿Qué es el SPF y sus números? ¡Quédate para descubrirlo! 

Protección solar

Existe una gran variedad de protectores solares en el mercado, pero cuanta más variedad hay, más difícil nos resulta decidir cuál nos conviene.

El significado de SPF es SUN PROTECTION FACTOR (factor de protección solar, por eso, en páginas españolas también se refieren a esto mismo como FPS). El SPF indica el nivel de protección frente a los rayos UVB, que juegan el papel principal en las quemaduras solares y el riesgo de padecer cáncer de piel. Estos rayos no penetran en profundidad de la epidermis, sino que queman la parte superficial de la piel.

Por eso es tan importante aplicarte protección solar de alto SPF. Los números que acompañan estas siglas, nos hacen pensar que es el tiempo que podemos estar debajo el sol después de aplicar el protector. Corre el bulo de que son los minutos que nos protege la crema frente a la radiación solar, pero no es del todo así.

En realidad, esos números reflejan el grado de bloqueo de esos rayos. Por ejemplo: SPF 15 proporciona un 93% de bloqueo, un SPF 30 proporciona un 95%, SPF 50 un 97-98% y SPF 100 un 99%. Teniendo en cuenta estos números, puedes llegar a pensar que la diferencia entre un SPF 15 y uno de SPF 50 o 100 no es tan significativa. No nos dejemos llevar y pensémoslo al revés, ¿qué cantidad de radiación UV permite cada SPF que penetre en nuestra piel? Un SPF 15 permite un 7% de radiación, mientras que un SPF 50 permite cuatro veces menos, solo llegaría a nuestra piel un 2% de radiación solar.

Eso sí, no nos obsesionemos con ello, al fin y al cabo, lo importante es usar SPF a diario, sea del número que sea (mejor si lo adecuamos a las condiciones climatológicas en las que lo usaremos). Aunque, al menos, empieza por aplicarte un SPF 30 como mínimo.

UVB vs. UVA ¿cuál es la diferencia?

Cuando salimos a la calle nos exponemos a dos tipos de rayos: los UVB, y, por otro lado, los rayos UVA. Seguramente estos te sonarán más. En seguida nos vienen a la cabeza todos esos centros de bronceado que hace años estaban en cada esquina. ¿Cuál es la diferencia entre ellos? Los rayos UVA son los responsables de potenciar la producción de melanina en nuestra piel (pigmento natural de la piel) lo que nos lleva a obtener el deseado bronceado y, en muchos casos, también manchas.

Los rayos UVA penetran en profundidad la piel y su efecto es más a largo plazo. Estos rayos provocan el envejecimiento prematuro de la piel (alterando la producción de colágeno y elastina) y la formación de los radicales libres.

La principal diferencia es que los rayos UVB son de onda media (menor alcance, tanto en lo que nos llega a la tierra, como en penetración en la piel); mientras que los UVA son de onda larga (el 90% llegan a la tierra y son más dañinos).

En relación a los rayos UVA, es cuando nos tenemos que fijar en el símbolo PA (que indica el grado de protección frente a los rayos UVA) en la etiqueta de nuestro protector solar. Cuantos más + tenga, mayor es el grado de protección ofrece. En otras palabras, cuantas más + tenga, más tardarás en broncearte (y más efectivo será tu protector solar previniendo manchas).

¿Qué tienen de especial los protectores solares asiáticos?

Si tienes problemas de hiperpigmentación, es crucial que escojas el protector con PA lo más alto posible. Hoy en día en el mercado europeo, podemos encontrar el máximo de +++ (que es bastante alto) pero en el mercado coreano ya existen protectores solares con PA++++.

Seguro que has escuchado lo importante que es para las mujeres de Asia, mantener la piel blanca e impoluta. Usan protección solar a diario no solo para prevenir manchas, sino también el envejecimiento prematuro, ya que no hay nada que envejezca más nuestra piel que los rayos solares. Por muy completa que sea tu rutina de cuidado de la piel, si no usas protector solar, podría ser en vano. Recuerda que exponernos al sol reduce la producción de colágeno y elastina, lo que se traduce en más arrugas y falta de firmeza en la piel.

Gracias a que este producto se consume muchísimo en Asia, las formulaciones han avanzado a pasos agigantados. Estamos acostumbrados a protectores solares (SPF) pegajosos, grasos y que dejan restos blancos en nuestra piel.

Este factor también afecta nuestra decisión (y ganas) de aplicarlo más a diario. En cambio, los SPF coreanos, van mucho más allá de proteger tu piel. Son ligeros, agradables y nada grasos. Son perfectos para aplicar antes del maquillaje, y cuentan con una gran variedad de ingredientes con diferentes funciones. Pueden ser hidratantes, calmantes, con un toque de color y para cualquier tipo de piel. 

¿Cómo y cuándo se aplican?

Se aplican justo después de tu crema hidratante y su función dura unas 2 horas aproximadamente. Volviendo a enfocarnos en la importancia de las formulaciones ligeras de estos productos, podemos (y debemos) volver aplicarlos pasadas 2 horas incluso por encima del maquillaje, especialmente si estamos mucho tiempo expuestos al sol.

Un formato que nos encanta para reaplicar la protección solar cuando vamos maquilladas para no estropearlo todo, son los cushion. Al ser una combinación de SPF con BB o CC Cream, nos permite aplicar protección solar de manera ligera y sin crear una pasta sobre el maquillaje. ¡Tienes que probarlos!

¿Cómo escoger nuestro SPF y cuáles son los mejores ingredientes?

Existen dos tipos de protectores solares: con filtro físico y con filtro químico (o mixtos). Tenemos la errónea creencia de que los protectores solares con filtro físico, contienen más ingredientes naturales. La realidad es que ambos tipos de protector solar llevan ingredientes químicos (de laboratorio).

Los protectores físicos suelen contener dióxido de titanio o óxido de zinc, en cambio los protectores químicos suelen incluir ingredientes como aoxybenzone, avobenzone, homosalate y octinoxate.

Esto no quita que puedan ser aptos para pieles sensibles o con acné. Todo lo contrario, las pieles sensibles o con tendencia acneica pueden verse más afectadas por los efectos de los rayos solares, así que el uso de un buen protector solar es prácticamente obligatorio.

¿Cuál es la diferencia entre los dos? Realmente no la hay, los dos reflejan o absorben los rayos solares con la misma eficacia. Simplemente, encuentra el que mejor se adapta a tu piel y el que más te guste, teniendo en cuenta su textura y la forma de aplicación.

¿Si tengo la piel grasa, me engrasará más?

Existen protectores solares para todo tipo de piel. Generalmente las formulaciones de los SPF asiáticos son muy ligeras, tipo emulsión/loción, para que se adapten a todo tipo de pieles. Si tu piel es seca, puedes compensar la falta de aceites en los SPF con tu crema hidratante diaria o buscar un protector solar enriquecido con ingredientes altamente hidratantes (de verdad existen, ha evolucionado mucho el mercado). En cambio, si es mixta o grasa, puedes aplicarlos solos o después de tu gel o crema hidratante.

HYGEE REAL SUN CREAM SPF50+ PA++++

Es un protector solar incoloro, antioxidante, hidratante y perfecto para uso diario. Ofrece una protección de alto nivel contra los rayos UVA y UVB. Es ideal para todo tipo de pieles y apto incluso para pieles muy sensibles.

Su textura es muy ligera y no deja sensación pegajosa o grasa. Está formulado con ingredientes de calidad como la niacinamida o el aceite de semilla de moringa, que iluminan, calman e hidratan la piel.

Hyggee Real Sun Cream SPF 50+

DR. HEDISON CC CREAM NATURAL SKIN

Si buscas un producto multifunción, Dr. Hedison CC Cream es la opción ideal. Color Control Cream de Dr.Hedison es la perfecta combinación de maquillaje y tratamiento. Unifica el tono, hidrata, tiene tratamiento antiedad y factor de protección alto.

De textura ligera y sedosa, se adapta a tu color de piel para cubrir imperfecciones, rojeces  y mejorar el tono de la piel sin dejar sensación de que llevas maquillaje. Gracias a su contenido en pantenol y elantoina, regenera, calma y ayuda a la producción de colágeno, mejorando la barrera natural de la piel. Además no tapona los poros.

¡Todo claro!

Te animamos a que uses protección solar a diario. Escoge el que más te guste a ti y a tu piel y cuídala ;) ¡Te lo agradecerá!

Y si tienes dudas o preguntas sobre cuál es el que más te conviene, como siempre, ¡estamos a tu disposición! Consúltanos por mail o Instagram, o visítanos en nuestra tienda de Barcelona y te asesoraremos sin compromiso.

Categorias

Autor