El acné: tipos, tratamientos e ingredientes que lo combaten

sep 2, 2021

Fotografía de Megan Bagshaw (Unsplash)

El acné es una de las afecciones de la piel más comunes. Gran parte de la población sufre o ha sufrido en algún momento de su vida brotes o la persistencia de estos granitos que pueden tener diferentes causas y que en la mayoría de los casos puede tratarse hasta lograr su completa desaparición.

Solemos dar por hecho que todos los tipos de acné son iguales y que por lo tanto se tratan de la misma forma, pero no es así. Por eso, lo primero que queremos con este post es podáis tener claros todos los tipos de acné que existen para que podáis identificar el vuestro y sepáis qué tratamiento es el adecuado en vuestro caso.

Tipos de acné

¿Cómo saber qué tipo de acné tengo y cómo tratarlo? Dentro del acné tenemos que distinguir entre su origen o su sintomatología y apariencia para poder discernir qué tipo de acné sufrimos y si es posible tratarlo desde casa o debemos acudir al dermatólogo. 

Tipos de acné según la edad

Acné adolescente o acné común

Este es el tipo de acné más habitual. Aparece con la pubertad y los cambios hormonales y afecta a un 80% de los adolescentes en algún momento de esta etapa.

Suele aparecer en cara, cuello, pecho, espalda y brazos, y su forma de manifestarse puede ir desde el acné leve hasta el más severo (más abajo os explicamos cada uno).

Acné adulto

¿Qué es el acné adulto? Este tipo de acné aparece a partir de los 25 años en un 25 o 30% de la población, aunque afecta en mayor medida a las mujeres, debido al estrés y los cambios hormonales de la menstruación, embarazo o menopausia.

Este acné se manifiesta en la cara y en concreto en la zona hormonal por excelencia que es la barbilla, mandíbula, cuello y en ocasiones escote.

Tipos de acné según su apariencia y sintomatología

Acné no inflamatorio, leve o acné comedogénico

Es la sintomatología más leve del acné. Suele aparecer en la frente, la nariz o las mejillas; y se manifiesta en forma de puntos negros y espinillas (granitos con cabeza blanca que sobresale ligeramente, sin inflamación dolorosa alrededor). 

Al ser un acné leve las posibilidades de dejar cicatriz o marcas es reducida. Se puede sufrir en adolescencia o en edad adulta, y es fácilmente eliminable con la cosmética adecuada.

Acné no inflamatorio (puntos negros y espinillas)

Acné inflamatorio.

Se trata de un acné más avanzado, que se caracteriza porque presenta inflamación alrededor, en mayor o menor medida.

El acné inflamatorio puede dividirse en moderado (pápulas y pústulas) y severo (nódulos y quistes).

Acné moderado, acné papulopustular 

En este tipo de acné también es habitual por la frente, nariz o mejillas aunque también puede extenderse por otras partes del rostro.

Es habitual que los granos en este caso estén más inflamados y haya más proliferación de bacterias. Podemos distinguir entre pápulas (grano inflamado rojo, ciego o interno, como se les llama comúnmente) y pústulas o granos inflamados blancos (espinillas muy profundas, con pus visible y bastante inflamación).

Al ser un acné más intenso la probabilidad de cicatrices y de hiperpigmentación en la zona aumenta, pero son secuelas que pueden tratarse con la cosmética adecuada.

Se puede sufrir en la adolescencia o siendo adultos.

pápulas y pústulas

Acné severo o acné conglobata

Es el acné menos habitual pero también el más fuerte. Es más frecuente en la adolescencia y menos cuando se es adulto. 

Suele aparecer por diferentes partes del rostro y también en cuello y espalda. La cantidad de granitos aumenta considerablemente y en muchas ocasiones la proliferación es tan alta que se agrupan en forma de quistes muy dolorosos.

Dentro del acné inflamatorio severo, nos encontramos con nódulos (una agrupación de pápulas muy profunda en la piel, que causa mucho dolor) y quistes (agrupaciones de pústulas muy profundas y dolorosas).

Hay gran riesgo de cicatrices y manchas en la piel con este tipo de acné que deberá tratarse tanto de forma oral como tópica, por lo que es recomendable acudir al dermatólogo.

nódulos y quistes

Tratamientos para el acné

Y bien, ahora que tenemos los tipos de acné identificados es importante conocer los tratamientos que existen para paliar o aliviar cada uno.

Tratamientos orales para el acné

Los casos de acné severo se suelen tratar con tratamientos orales o en pastillas. Se deben llevar a cabo bajo supervisión médica controlada ya que es probable que las personas que posean este acné deban optar por tratamientos bastante agresivos con la piel, que requieren de una disciplina y de un compromiso por parte del paciente. Por eso, siempre habrá que acudir a un dermatólogo que estudie el caso y paute el mejor tratamiento posible.

Tratamientos tópicos para el acné 

Para los casos de acné moderado o leve no suele ser necesaria la medicación, y en la mayoría de ellos, con un buen control de la piel será suficiente para mantener los granitos a raya. 

En las rutinas coreanas lo saben bien y controlan el exceso de sebo y la grasa gracias cosméticos con excelentes activos específicos para evitar la proliferación del acné y curar los granitos ya existentes.

Para las pieles acneicas es importante la limpieza tanto por la mañana como por la noche. De esta forma conseguiremos retirar el exceso de grasa, siempre con productos adecuados que respeten la barrera hidrolipídica. 

Otro paso importante para estas pieles es el tónico. No solo va a regular el pH que se haya podido desequilibrar tras la limpieza, sino que además va purificar el rostro y preparar la piel para el resto de productos.

La hidratación también es esencial con cremas oil free y no comedogénicas que contengan activos eficaces para el tratamiento del acné como los que os mostramos a continuación.

Ingredientes ideales para pieles con acné

Centella asiática

La propiedad principal de la centella asiática es la cicatrizante. Por lo tanto, en pieles acneicas funcionará perfectamente favoreciendo la cicatrización de los granitos y evitando la aparición de marcas.

Acwell Aquazene Effector

Acwell Aquazene Effector (Esencia con centella asiática)

Té verde

El té verde es un gran antioxidante y astringente que lucha contra el exceso de grasa de la piel. Suele ser frecuente en tónicos y otros cosméticos para ayudar a controlar el sebo.

Árbol de té

El aceite de árbol de té es uno de los activos más famosos para reducir el acné. Se utiliza como un tratamiento natural para tratar los granos y espinillas gracias a su acción antimicrobiana que reduce las bacterias causantes del acné.

Aloe vera

Sus propiedades antibacterianas y antisépticas evitan la infección de los granitos y favorecen su curación. La acción regeneradora del aloe vera va a contribuir a disipar las cicatrices que hayan podido quedar.

Caléndula

La caléndula es un gran antiséptico y calmante perfecto para estas pieles con granitos que precisan de una purificación y eliminación de las bacterias, así como rebajar el enrojecimiento y la hinchazón del acné.

BHA, AHA y PHA

Para el acné también son beneficiosos los ácidos. Uno de los que más mejoras produce en pieles acneicas es el ácido salicílico (BHA) que va realizar una ligera exfoliación y limpieza en la piel. También se pueden usar otros como el ácido glicólico, o si padeces de acné y tienes la piel sensible, los polihidroxiácidos (PHA) son la mejor opción para exfoliar y cuidar tu piel al mismo tiempo.

Tiam AC Fighting AHA BHA PHA Toner

Tiam AC Fighting AHA BHA PHA Toner (Tónico exfoliante)

Mucina de caracol 

El poder regenerador de la mucina de caracol es perfecto para pieles acneicas, ya que, al regenerar la piel, ayuda a eliminar también cicatrices causadas por el acné. 

Vitamina С

Las personas con acné pueden reducir la inflamación y el enrojecimiento de los granitos con vitamina c. Este activo también actúa como exfoliante equilibrando el exceso de sebo de las pieles grasas.

Cactus Pera del Sáhara o Higo chumbo

Conocido por su capacidad de hidratar, también es un ingrediente antibacteriano estupendo para estos casos. El extracto de higo chumbo purifica la piel con granitos disminuyendo su aparición y convirtiéndose en un buen tratamiento para acabar con ellos.

Própolis 

Otro gran antibacteriano es el propóleo. Aplicado de forma cosmética reducirá las bacterias causantes del acné y mejorará el aspecto de tu piel.

Niacinamida

Es uno de esos activos ideales para pieles grasas. Es antibacteriana, antiinflamatoria y reguladora del sebo. Por todas estas propiedades la niacinamida nos va a ayudar a rebajar la hinchazón acnéica y a controlar la proliferación de granitos. Además, ayuda a evitar marcas del acné, por lo que unifica el tono y es un gran aliado para las pieles acneicas.

Beauty Of Joseon Glow Serum - Propolis NiacinamideBeauty of Joseon Glow Serum (Sérum con própolis y niacinamida)

¿Necesitas una rutina anti-acné? En nuestra tienda puedes encontrar productos con los mejores ingredientes para tratarlo, ¡y nosotras siempre estamos disponibles para asesorarte en info@kossmetics.es!

Categorias

Autor