Nuestros propósitos beauty 2022. Trucos y kossméticos para conseguirlo.

dic 30, 2021

Imagen y jarrón de Clara Ceramics

No queda nada para entrar en el nuevo año, ¿has pensado ya cómo quieres que sea? Tenemos 12 meses por delante para lograr nuevos objetivos, ¡así que habrá que marcarse algunos propósitos!

Eso sí, los propósitos más típicos de estas fechas de ahorrar, viajar más y apuntarse al gimnasio están muy bien, pero la verdad es que para unas beauty freaks como nosotras, la lista de propósitos suele ser bastante diferente.

Hoy queremos compartir algunos de los propósitos que nos funcionaron cuando empezamos a cuidarnos la piel, y, para las más avanzadas, los que nos hemos propuesto realmente para el 2022. Porque sí, aunque nos cuidamos la piel a diario, todavía hay cosas que nos gustaría mejorar.

Propósitos si estás empezando a cuidarte la piel.

1. Limpieza de rostro diaria.

Este es el pilar fundamental de cualquier rutina de cuidado de la piel: ha de estar limpia. ¿Qué pasa? Que no estamos acostumbrados y cuando lo pensamos por primera vez no dan muchas ganas de hacerlo, más allá de salpicarnos el rostro con un poco de agua para quitar la cara de dormidos. Pero hay dos trucos que a nosotras nos ayudaron mucho en su momento, así que apúntalos bien.

Lo primero, no te obsesiones. Es mejor ir poquito a poco, y aunque lo ideal es limpiar el rostro mañana y noche, empieza haciéndolo al menos una vez al día. Puedes aprovechar y limpiarlo en la ducha; que, aunque no sea lo más correcto, es mil veces mejor que no limpiarse la cara.

Y lo segundo, elige un limpiador con una textura, aroma y sensación que te resulten agradables. Si te deja la piel tirante o sientes que no hace espuma suficiente para limpiar bien, no será un momento que te apetezca repetir a diario. Usar un limpiador de tu gusto es básico para lograr una constancia en tu nuevo hábito.

2. Hidratar la piel todos los días.

Aquí pasa un poco como con el punto anterior, ya que es otro de los pilares del cuidado de la piel. Una piel necesita estar hidratada para estar sana, independientemente de que sea grasa, seca o madura.

Otra vez, lo primordial no es hacerlo todo de la forma más correcta, sino hacerlo. Lo importante en los comienzos es crear el hábito, luego ya irás puliendo tu rutina. Con esto te queremos decir que es mucho mejor que simplemente te limpies el rostro y apliques una crema a no hacer nada. Incluso si ya tienes tónico o algún otro paso en tu rutina, pero ese día no tienes fuerzas para mucho, es preferible que sólo hagas esos dos pasos a que no hagas ninguno porque tu rutina es más larga y sólo te apetece irte a dormir. Hidrátate siempre, aunque solo hagas la rutina más completa 2 o 3 veces a la semana.

Isntree Hyaluronic Acid Aqua Gel Cream

3. No dormirme o acurrucarme en el sofá sin hacer la rutina.

Esto es algo que nos habéis comentado varias veces. Os encanta haceros la rutina y cómo os deja la piel, pero muchas noches os la saltáis porque os dormís antes en el sofá y cuando os dais cuenta vais directas a la cama sin más. No es por ser repetitivas, pero de nuevo, lo importante es hacerlo. Que la llamemos rutina de noche no significa que haya que hacerla a las diez de la noche. Es más, nosotras muy pocas veces la hacemos a esas horas. La clave para que no nos venza el cansancio es muy fácil, hacerla antes.

Sí, no pasa nada porque te apliques tu rutina de noche cuando llegues a casa de trabajar, aunque sean las siete de la tarde. Nosotras la tenemos unida al momento en el que nos ponemos en pijama. Así, ya sea antes de cenar o justo al llegar a casa, podemos dedicarnos un ratito a nosotras mismas y a relajarnos después de un día ajetreado. Ropa cómoda y piel limpia es una sensación comparable a tener el pelo recién lavado y dormir en sábanas limpias, de verdad, ¡un gustazo!

4. Desmaquillar siempre la piel.

Este punto es relativamente fácil de cumplir con el truco que os acabamos de dar, pero claro, eso es cuando estamos en casa. Cuando llegas tarde después de haber cenado fuera o tomarte algo, aparece de nuevo la misma pereza que cuando nos tumbamos en el sofá. Y aquí, la verdad que hay poco más que hacer que tirar de fuerza de voluntad y saber que lo importante es irte a dormir con la piel limpia, lo demás por un día (¡por un día!) se puede incluso hasta perdonar. Nosotras te confesamos que alguna vez nos hemos desmaquillado y nos hemos aplicado una mascarilla nocturna o pulverizado un poco de bruma hidratante nada más y a la cama. Pero es algo puntual y a la mañana siguiente hacemos nuestra rutina con todos los pasos.

5. Introducir protección solar en mi rutina, aunque sea invierno.

Seguro que ya conoces la importancia de utilizar protección solar a diario para prevenir el envejecimiento prematuro y las manchas causadas por el sol. Aunque ponerlo en práctica a veces cuesta. Y lo admitimos, a nosotras también nos costaba al principio. Pero sólo hasta que dimos con protectores solares tan ligeros y cómodos en la piel, que no los sentíamos. Aplicarte protección solar y no volver a sentirla en la piel en todo el día es el truco para ser constante y que se vuelva parte de tu rutina diaria, prometido.

Banobagi Milk  Thistle Repair Sunscreen Plus 

Propósitos para amantes del skincare.

Si ya cumples con tu rutina a diario y has introducido todos los pasos básicos, estos son nuestros propósitos de “nivel avanzado”:

1. Utilizar mascarillas de tejido 1 o 2 veces a la semana.

¿Nos encantan las mascarillas? Sí, pero ¿realmente las utilizamos todo lo que deberíamos? Pues la mayoría de las veces, por tiempo, no. Así que este año hemos decidido que a nuestro ‘domingo de mascarilla’, vamos a añadirle un día entre semana de mimos para nuestra piel. ¿Te apuntas?

2. Dormir las horas suficientes y sobre una funda de seda.

Esto de dormir 8 horas es una asignatura pendiente desde hace muchos años, más aún cuando tienes tu propio negocio. Pero nos hemos propuesto dormir más y mejor, porque nuestra piel se lo merece. Y al menos, durmamos las horas que durmamos, lo haremos sobre una funda de seda como la de Kaizen, que nos ayude a mantener la piel limpia y sana, sin bacterias.

Kaizen Funda de Almohada Rosa

3. No olvidarme de la exfoliación.

Esto es algo que también nos soléis comentar. Que tenéis una rutina y la seguís a diario, pero como la exfoliación es un paso ocasional; muchas veces se os queda ‘perdido’ durante semanas y no exfoliáis hasta que notáis la piel completamente apagada y sin vida. Dos truquitos que te pueden ayudar:

Uno, relacionar la exfoliación con las mascarillas de tejido. Si las aplicas una vez a la semana, es una manera fácil de recordar exfoliar la piel, y así potenciarás el efecto de la mascarilla.

O, en segundo lugar, utilizar productos de uso diario con ácidos exfoliantes que te ayuden a realizar una suave exfoliación diaria. Así, no pasa nada porque no te acuerdes de exfoliarte cada 7-10 días, porque lo estarás haciendo poco a poco cada día.

4. Cuidar toda la piel, sin excepción.

Reconocemos que esto ‘se nos olvidaba’ hasta que conocimos la línea de cuidado corporal de Huxley. De verdad, cuando tienes aceites o lociones corporales que se absorben rápidamente y tienen un aroma tan irresistible, estás deseando que llegue el momento de hidratar el cuerpo. Pruébalo, la clave está en la sensorialidad del kossmético.

Huxley Body Oil Moroccan Gardener

Categorias

Autor