¿Qué es el microbioma y cómo protegerlo? Kossméticos para cuidarlo

feb 23, 2022

Últimamente recibimos cada vez más consultas relacionadas con la salud de la piel y con sensibilidades causadas por agentes externos.

Para tener una piel sana y bonita, es fundamental protegerla. De manera natural, el microbioma se encarga de ello, pero puede verse afectado por muchos factores y necesitar una pequeña ayuda por parte de nuestra rutina.

 Para entender exactamente qué es el microbioma, cómo funciona y qué podemos hacer para protegerlo y asegurarnos una piel sana, hemos preparado este post con las dudas más frecuentes.

 

¿Qué es el microbioma?

El microbioma es el conjunto de microorganismos que habitan en nuestra piel. Es decir, son todas aquellas bacterias, hongos y parásitos (buenos) que se encuentran en nuestra piel de manera natural y que son necesarios para proteger la piel de patógenos externos o problemas cutáneos.

Estos microorganismos son beneficiosos para nuestra piel, ya que viviendo en ella consiguen nutrientes y, a cambio, nos ayudan a controlar la expansión de microorganismos patógenos que, en caso de crecer demasiado, nos resultarían dañinos.

Nuestro microbioma se crea en el momento en que nacemos, cuando entramos en contacto con el mundo exterior. El microbioma de nuestra madre favorece de forma natural que diferentes bacterias colonicen la piel, por eso el contacto piel con piel es tan importante en los recién nacidos. Nos ayuda en el desarrollo del sistema inmunológico y prepara y fortalece la piel frente a agentes externos.

¿Qué funciones tiene el microbioma?

Como hemos comentado, la principal función del microbioma es la de proteger a nuestra piel de agentes externos, actuando como una barrera que evita que penetren sustancias u otros microorganismos nocivos que pudieran generar problemas o enfermedades en nuestra piel. Sin embargo, no es su única función. El microbioma también:

  • Favorece la función barrera de nuestra piel, manteniéndola hidratada, firme y sana.
  • Ayuda a fortalecer el sistema inmune.
  • Ofrece una protección natural frente a la radiación UV.

¿Los problemas y enfermedades cutáneas tienen que ver con el microbioma?

Recuerda que el microbioma forma parte del manto ácido de la piel, protegiéndonos frente a agentes externos dañinos. Nuestro microbioma del cuerpo aguanta muy bien las condiciones de un pH alrededor de 5; y, sin embargo, los microorganismos patógenos no pueden tolerar estas condiciones. Por eso, el pH de nuestra piel, en condiciones normales, ronda los 5 puntos. Eso sí, existen algunos factores que pueden generar un cambio en el pH de la piel o afectar de algún modo al equilibrio del microbioma de nuestra piel.

Y sí, un microbioma que no está en equilibrio suele derivar en afecciones cutáneas, más o menos graves, desde la piel seca o sensible hasta enfermedades inflamatorias como el acné o la dermatitis atópica.

¿Cómo es la piel con un microbioma sano y en equilibrio?

Cuando nuestra piel cuenta con un microbioma sano y equilibrado, se encuentra perfectamente protegida gracias a que libera antioxidantes, lo que nos proporciona un gran escudo protector frente a patógenos y agresiones externas.

También es una piel que se irrita e inflama menos, mucho más calmada. Y, además, es mucho más resistente y se recupera mejor de cualquier agresión.

¿Qué factores afectan al microbioma?

Existen varios factores que, de manera directa o indirecta, pueden romper el equilibrio de nuestro microbioma y hacer que, microorganismos que no dañaban nuestra piel, se conviertan en patógenos que nos provoquen infecciones u otros problemas cutáneos.

El microbioma puede verse afectado por una dieta desequilibrada, rica en grasas o azúcares, o la toma de antibióticos. De igual forma, la contaminación ambiental, el estrés o los hábitos de higiene pueden alterar el equilibrio de nuestra microbiota cutánea. También diferentes factores ambientales, como un cambio en el pH de la piel, la radiación ultravioleta o la edad.

Si limpiamos en exceso la piel o utilizamos productos agresivos, podemos alterar su pH e irritarla; dejándola más expuesta a microorganismos dañinos.

¿Cómo proteger nuestro microbioma?

Para cuidar de nuestro microbioma, lo mejor que podemos hacer es evitar los factores que lo desequilibran, es decir, llevar una dieta equilibrada y beber lo suficiente, evitar el estrés y la contaminación en la medida de lo posible, proteger la piel del sol y adecuar nuestra rutina cosmética. Desgranando esto último, para proteger nuestro microbioma podemos:

  • Limpiar nuestra piel correctamente, encontrando el equilibrio entre una higiene adecuada y excesiva (no más de una o dos veces al día si se trata del rostro). Un lavado demasiado frecuente puede agredir la capa hidrolipídica de la piel y deteriorar la adhesión de la microbiota. Además, evita hacerlo con agua muy caliente y sécate sin frotar, suavemente y a toquecitos para evitar arrastrar de tu piel los microorganismos beneficiosos de la piel.
  • Utilizar productos de pH neutro y con pocos sulfatos o jabones, para evitar irritaciones o alteraciones en la microbiota de la piel. Lo ideal es usar limpiadores con pH 5.5, para que se adapten al pH natural de nuestra piel.
  • Favorecer el equilibrio de nuestra piel utilizando un tónico tras la limpieza.
  • Hidratar la piel con productos adecuados y ricos en ingredientes emolientes que favorezcan la diversidad de la microbiota.
  • Utilizar cosméticos con prebióticos, lactobacillus u otros fermentos que favorezcan el equilibrio y protejan la microbiota, estimulando el crecimiento de las bacterias beneficiosas para la piel.
  • Proteger nuestra piel del sol a diario para evitar sus efectos nocivos en la piel.

Kossméticos para proteger el microbioma de la piel.

 Siguiendo todas estas indicaciones, hemos creado una sección en nuestra web con los kossméticos que por su pH o ingredientes te ayudarán a cuidar del microbioma de tu piel: ¡échale un ojo!

De todas formas, te dejamos aquí algunos de nuestros favoritos:

Acwell pH Balancing Soothing Cleansing Foam

Acwell pH Balancing Soothing Cleansing Foam. No puede faltarnos un limpiador de pH neutro. Este además está enriquecido con 8 tipos de ácido hialurónico, por lo que mantiene la piel perfectamente hidratada.

Tiam Vita B5 Toner

Tiam Vita B5 Toner. Si buscas un producto que favorezca la microbiota de la piel, este tónico hidratante a base de pantenol y lactobacillus es perfecto; ya que fortalece la barrera y previene futuros daños en la piel.

isntree TW Real Bifida Ampoule

Isntree Tw Real Bifida Ampoule. Otro básico para un microbioma sano son los fermentos, por eso adoramos este sérum con bífida fermentada y lactobacillus, que aportan equilibrio a la flora bacteriana de nuestra piel, protegiéndola de los agresores externos.

Hyggee All-in-one Cream

Hyggee All-In-One Cream. Para hidratar y proteger la piel, nos decantaríamos por esta crema antiedad rica en ingredientes emolientes que dejan la piel nutrida, protegida y radiante.

Banobagi Milk Thistle Repair Sunscreen Plus

Banobagi Milk Thistle Repair Sunscreen Plus. Perfecto para una protección diaria gracias a su textura ligera y de rápida absorción. Su cuidada formulación consigue un 17% de mejora en la piel a los 3 días de uso, ya que evita la pérdida de hidratación.

Categorias

Autor