Tipos de piel y sus características

¡Hola, hola! Hoy venimos con un post que nos pedís mucho porque a la mayoría de vosotras os cuesta saber qué tipo de piel tenéis, y eso es algo vital para utilizar los cosméticos adecuados.

Por eso, y haciendo caso a vuestras peticiones, en el post de hoy vamos a contaros qué tipos de pieles hay, qué características tienen y qué activos ayudan a cuidarlas. ¡Ah! y al final del todo os vamos a dejar un pequeño test para que podáis saber qué tipo de piel es la vuestra. Así que no nos enrollamos más y ¡comenzamos!

Piel seca

La piel seca es una piel con falta de lípidos (grasas) y agua. Ese desequilibrio puede causar tirantez o picor. Las pieles secas tienden a la descamación y a marcar con más facilidad las arrugas.

Es importante no confundirla con la piel deshidratada (de la que hablaremos más adelante) dado que la deshidratación es algo temporal y la piel seca es crónica.Y es que cualquier piel puede estar deshidratada desde la más seca a la más grasa.

Características de una piel seca

  • Falta de flexibilidad;
  • Picor;
  • Tirantez;
  • Tono apagado;
  • Poro cerrado.

Qué productos les funcionan mejor para pieles secas

Las limpiezas deben hacerse con productos respetuosos para la piel, sin tensioactivos irritantes. La doble limpieza es la opción más adecuada ya que se puede realizar una limpieza profunda con limpiadores de pH adecuado para que no resequen.

Para estos tipos de piel es importante hidratarla con productos que aporten agua y nutrirla con productos en aceite. En la combinación de ambos está la clave. Los aceites naturales o las ceramidas son activos de gran poder.

Las mascarillas faciales hidratantes son perfectas para las pieles secas porque dan el extra de hidratación que tanto necesitan.

Piel mixta

La pieles mixtas son aquellas que presentan ciertas partes con exceso de sebo y otras zonas normales o tirando a secas. La parte grasa suele ser la zona T (frente, nariz y barbilla) mientras que las que presenta mayor sequedad son mejillas, sienes o mandíbula. En la zona T pueden aparecer algún punto negro o el poro más dilatado.

Características de las pieles mixtas

  • Piel con impurezas;
  • Brillos zona T;
  • Pueden presentar sequedad en mejillas;
  • Algunas tienen acné o puntos negros puntuales.

Qué productos les funcionan mejor en pieles mixtas

Estas pieles necesitan también de limpiezas con productos que sean suaves. De esta forma eliminaremos el exceso de sebo sin dejar a la piel sin su barrera natural.

Para las pieles mixtas otro producto que no puede faltar es el tónico. Su función es la de regular el pH de la piel que ha podido verse desestabilizado tras la limpieza facial.

La hidratación es fundamental porque se van a precisar cosméticos que hidraten pero que controlen la producción de sebo a la vez. Activos como el ácido hialurónico o la vitamina C van a ayudar a este tipo de cutis. Elegid texturas ligeras que no os aporten grasa pero que hidraten bien, esa es la clave.

Piel grasa

Las pieles grasas son las que presenta un exceso de sebo. Suelen tener el poro muy dilatado, con brillos y en muchas ocasiones tienen granitos y puntos negros.

Este tipo de piel tiene una ventaja frente al resto y es que las arrugas hacen acto de presencia más tarde, por lo que es una piel en la que no aparecen tan pronto las primeras líneas de expresión.

Características de las pieles grasas

  • Poro dilatado;
  • Brillos;
  • Aparición de granos o espinillas.

Qué productos les funcionan mejor a las pieles grasas

Las personas con este tipo de piel buscan eliminar la grasa y mantener los poros limpios. Por eso la limpieza para ellas es fundamental pero debe hacerse con limpiadores no excesivamente agresivos porque se corre el riesgo de alterar la barrera hidrolipídica. Aunque pueda parecer contradictorio el uso de aceites para limpiar la piel es muy recomendable en pieles grasas ya que el aceite elimina el aceite y de esa forma no se corre el riesgo de descompensar el pH de la epidermis.

La piel grasa precisa de ingredientes que limpien, purifiquen y regulen como es el caso del ácido salicílico o la niacinamida, centella asiática, té verde, o aceite de árbol de té.

Piel acneica

Las pieles acneicas se incluyen dentro de las pieles grasas porque además del exceso de sebo presentan granitos y comedones.

El acné suele aparecer en la adolescencia pero tiende a desaparecer con la madurez. No obstante, hay pieles adultas que también lo padecen y para todas ellas hay que realizar los mismos cuidados.

Qué productos les funcionan mejor a las pieles con acné

La limpieza y el uso de los activos que hemos comentado anteriormente en el apartado de piel grasa se mantienen para pieles con acné y además, en estos casos, hay que tratar las pústulas y granitos para los que se suelen emplear activos como el aceite de árbol de té, cica, centella asiática o madecassoside (un derivado de la centella asiática).

Al ser pieles que presentan mayor grosor necesitan exfoliarse más pero no recomendamos que sea con peeling granulados sino más bien con bajas concentraciones de ácidos como el salicílico o el glicólico. Y si la piel es sensible está la opción de los polihidroxiácidos (PHA) como os comentamos en el post sobre tipos de ácidos.

Piel deshidratada

La piel deshidratada no es un tipo de piel sino una causa, por lo que su aparición suele ser ocasional, pero hay que controlarla.

Las pieles mixtas suelen presentar habitualmente episodios de deshidratación y también alguna piel seca. El secreto para corregir esta alteración es evitar que la piel pierda hidratación propia.

Características de una piel deshidratada

  • Piel que siendo mixta presenta mucha sequedad y tirantez;
  • Falta de luminosidad, piel apagada;
  • Rojeces puntuales;
  • Desmación.

Qué productos les funcionan mejor a las pieles deshidratadas

Como os hemos comentado antes, en este caso hay que hidratar la piel e intentar que no se deshidrate por lo que es bueno emplear activos como el ácido hialurónico, beta glucan, mucina de caracol o la glicerina que van a crear una capa sobre la piel para evitar la rápida pérdida de agua.

Piel sensible

Las pieles sensibles tampoco son un tipo de piel en sí, sino más bien una condición que se puede dar tanto en pieles secas, como mixtas o grasas. Es una condición genética en la que la barrera protectora es baja y por lo tanto la piel está más expuesta a rojeces. Son pieles finas, con los capilares visibles.

Sin embargo, es determinante no confundir con piel sensibilizada, que es un trastorno puntual y reversible causado por factores externos o internos (medicación, empleo de ácidos, etc.).

Características de las pieles sensibles

  • Se enrojecen con facilidad con solo tocarlas;
  • Muestran más irritación.

Qué productos les funcionan mejor a las pieles sensibles

Estas pieles deben usar activos muy cuidadoso que no las alteren y que las calmen. Para ello hay extractos como el de caléndula o la niacinamida que pueden ayudar. Las pieles sensibles necesitan de mucha hidratación para devolverle su confort habitual.

Piel con rosácea o cuperosis

Dentro de las pieles sensibles podemos distinguir las pieles que presentan rosácea o cuperosis.

La rosácea es una enfermedad inflamatoria que afecta a la zona central del rostro dando como resultado una rojez permanente que en muchas ocasiones deriva en eccemas.

Por otra parte la cuperosis se caracteriza por la aparición de rojeces y pequeños capilares dilatados.

Qué productos les funcionan mejor a las pieles con rosácea y cuperosis

En ambos casos es necesario hidratar mucho la piel y utilizar activos calmantes. Y si algo tienen en común las dos es que necesitan mucha protección solar ya que la radiación agrava estas afecciones.

Piel madura

La piel madura tampoco es un tipo de piel como tal, pero la queríamos incluir en la lista porque es la piel con un avanzado envejecimiento que también precisa de unas necesidades propias.

En este caso es una piel que presenta arrugas en muchos casos ya marcadas o son pieles con manchas, flacidez, etc.

Qué productos les funcionan mejor a las pieles maduras

Al disminuir la producción habitual de colágeno y elastina se necesita de una estimulación más profunda con productos que ayuden a la regeneración celular como pueden ser péptidos, ceramidas, niacinamida, baba de caracol, oro coloidal, galactomices y otros fermentados.

En las pieles maduras la nutrición y la hidratación son importantes porque se van perdiendo lípidos por lo que ceramidas, aceites naturales y ácido hialurónico pueden ser buenos aliados frente al paso del tiempo.

Categorias

Autor